Comunicado de prensa

La situación en Haití es alarmante, dice la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en Haití, mientras el acceso y la asistencia humanitaria a unas 700.000 personas se reducen al mínimo

10 noviembre 2021

Las Naciones Unidas y sus socios en Haití siguen comprometidos en ayudar a los necesitados, pero para ello deben poder acceder a ellos.

Puerto Príncipe, Haití- Unas 700,000 personas que necesitan ayuda humanitaria en Haití ya casi no pueden ser apoyadas por las Naciones Unidas debido a la escasez de combustible, según el máximo responsable de la organización humanitaria en el país.

Bruno Lemarquis, Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas, dijo que "el actual bloqueo de los suministros de combustible en los puertos marítimos de Puerto Príncipe, la capital de Haití, significa que los socios
humanitarios, incluidas las Naciones Unidas, están encontrando enormes dificultades para seguir prestando asistencia a aproximadamente 700.000 personas en el país, y en particular a los afectados por el terremoto que golpeó el gran sur de Haití el 14 de agosto. A esto se suman los problemas de acceso a la ayuda humanitaria debido a la situación de seguridad. La situación empeora cada día y tiene múltiples consecuencias en la vida cotidiana de las personas, en los transportes, las comunicaciones, los servicios, en particular los sanitarios, las actividades económicas, etc., y es profundamente alarmante. "

Según Naciones Unidas, unos 4,4 millones de personas de una población de unos 11,4 millones necesitan algún tipo de ayuda humanitaria. Por ejemplo, la escasez de combustible podría comprometer el suministro de agua potable en ciertos barrios, especialmente en el área metropolitana de Puerto Príncipe, con, entre otras consecuencias, riesgos para la salud de las poblaciones. La Dra. Maureen Birmingham, representante de la OPS/OMS en Haití, añade que "la escasez de combustible es catastrófica para la salud de la población. Su impacto en las actividades de atención y prevención (como la vacunación), con la drástica reducción de la oferta de servicios en ciertos hospitales y centros de salud, corre el riesgo de traducirse directamente en un aumento de las muertes en el país". Otra consecuencia, el realojamiento de unas 7.000 personas desplazadas por la violencia del pasado mes de junio en Puerto Príncipe también se ha visto frenado por la situación actual.

Las Naciones Unidas y sus socios en Haití siguen comprometidos en ayudar a los necesitados, pero para ello deben poder acceder a ellos. La ONU reitera su llamado urgente a todos los actores de Haití que tienen influencia en la situación actual para que garanticen el suministro de combustible de manera que los servicios vitales, como los hospitales y los servicios de suministro de agua potable puedan satisfacer las necesidades.

 

Para más información, póngase en contacto con Jonathan Boulet-Groulx, Oficina del Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas, Puerto Príncipe, Haití. jonathan.boulet-groulx@one.un.org +509 3685 8610

La situación en Haití es alarmante, dice la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en Haití, mientras el acceso y la asistencia humanitaria a unas 700.000 personas se reducen al mínimo

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa

BINUH
United Nations Integrated Office in Haiti
ONU
Naciones Unidas

Objetivos que estamos apoyando mediante esta iniciativa