Comunicado de prensa

América Latina y el Caribe: Tras el repunte económico de la COVID-19, se avecina una fuerte desaceleración, advierte un nuevo informe de la ONU

14 enero 2022

Un entorno externo más difícil y políticas macroeconómicas más estrictas pesan sobre las perspectivas de crecimiento.

Se espera que la recuperación económica de América Latina y el Caribe tras la crisis del COVID-19 pierda fuerza a medida que los vientos a favor mundiales retroceden y las debilidades estructurales resurgen, según el informe de las Naciones Unidas Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP, por sus siglas en inglés) 2022, presentado hoy.

El informe señala que la recuperación económica mundial se enfrenta a importantes vientos en contra debido a las nuevas oleadas de infecciones de la COVID-19, los persistentes problemas del mercado laboral y de la cadena de suministro, y las crecientes presiones inflacionistas. Tras expandirse un 5,5% en 2021, se prevé que la producción mundial crezca sólo un 4,0% en 2022 y un 3,5% en 2023.

El informe señala que la recuperación económica mundial se enfrenta a importantes vientos en contra debido a las nuevas oleadas de infecciones de la COVID-19, los persistentes problemas del mercado laboral y de la cadena de suministro, y las crecientes presiones inflacionistas. Tras expandirse un 5,5% en 2021, se prevé que la producción mundial crezca sólo un 4,0% en 2022 y un 3,5% en 2023.

El informe señala que la recuperación económica mundial se enfrenta a importantes vientos en contra debido a las nuevas oleadas de infecciones de la COVID-19, los persistentes problemas del mercado laboral y de la cadena de suministro, y las crecientes presiones inflacionistas. Tras expandirse un 5,5% en 2021, se prevé que la producción mundial crezca sólo un 4,0% en 2022 y un 3,5% en 2023.

A principios de diciembre de 2021, dos tercios de la población de la región habían recibido al menos una dosis de la vacuna, aunque las disparidades entre países seguían siendo grandes. Además, la región se benefició de unas condiciones externas favorables, como la fuerte demanda de China y Estados Unidos, los altos precios de las materias primas y el aumento de las entradas de remesas. Pero la recuperación no ha sido suficiente para revertir los daños de la pandemia, que ha empujado a millones de personas al paro y a la pobreza.

La región se enfrenta a un panorama económico difícil

El informe advierte que, tras el fuerte repunte económico del año pasado, la región de América Latina y el Caribe se enfrenta a un panorama difícil para 2022 y 2023. El entorno exterior será menos favorable a medida que el crecimiento de los principales socios comerciales de la región se ralentice y las condiciones financieras mundiales se endurezcan. Al mismo tiempo, muchos de los bancos centrales de la región seguirán subiendo los tipos de interés para controlar la inflación, mientras que los gobiernos se apartarán cada vez más del estímulo fiscal. Ante estos vientos en contra, se prevé que el crecimiento del PIB en Sudamérica alcance sólo el 1,6% en 2022. Las perspectivas a corto plazo son más favorables para América Central y, especialmente, el Caribe, donde la continua reanudación del turismo apoyará la recuperación económica.

Los mercados laborales se recuperan lentamente

Los mercados de trabajo de la región sólo han experimentado una recuperación parcial y desigual luego de haber sufrido una conmoción sin precedentes durante las primeras fases de la crisis por la COVID-19. Aunque la actividad económica se recuperó, la creación de empleo ha sido insuficiente en términos de cantidad y calidad. En la mayoría de los países, las tasas de desempleo siguen siendo significativamente más altas y las tasas de participación más bajas que antes de la pandemia. Los jóvenes, las mujeres y los trabajadores con menor nivel de formación han sido los más afectados por el deterioro del mercado laboral, y el empleo informal representa una gran parte de los puestos de trabajo creados durante la recuperación.

El endurecimiento monetario y fiscal pesará sobre el crecimiento

El rápido aumento de la inflación ha llevado a muchos bancos centrales a endurecer la política monetaria. En 2021, la inflación media de los precios al consumo en la región alcanzó su nivel más alto en dos décadas, impulsada por la liberación de la demanda reprimida, la escasez de oferta, el aumento de los precios de los bienes y servicios importados debido a la depreciación del tipo de cambio y, sobre todo, el aumento de los precios de los alimentos y la energía. Aunque la mayoría de estos factores son probablemente temporales, varios bancos centrales - por ejemplo en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú - han subido los tipos de interés para frenar la inflación y evitar el desanclaje de las expectativas de inflación. Aunque el ciclo de endurecimiento monetario va a continuar en 2022, la cuestión es la agresividad con la que los bancos centrales elevarán los costes de los préstamos en vista de una recuperación todavía frágil e incompleta.

Las perspectivas fiscales de la región también siguen siendo difíciles. Con la previsión de que las condiciones financieras mundiales se endurezcan, es probable que aumenten las presiones para consolidar las finanzas públicas, especialmente en el caso de los países que tienen una gran deuda denominada en dólares. En muchos países, el espacio fiscal se reducirá aún más a medida que la carga del servicio de la deuda siga aumentando, mientras que las demandas de gasto -por ejemplo, para reforzar los sistemas de salud y educación, ampliar la cobertura de la protección social, facilitar la transición energética y fomentar las políticas industriales y tecnológicas- seguirán aumentando. Dado que la pandemia amenaza con dejar secuelas duraderas en las perspectivas de desarrollo sostenible de la región, los responsables políticos siguen enfrentándose a decisiones difíciles.

Contactos de prensa: Sharon Birch Departamento de Comunicación Global de la ONU birchs@un.org Helen Rosengren Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU rosengrenh@un.org

América Latina y el Caribe: Tras el repunte económico de la COVID-19, se avecina una fuerte desaceleración, advierte un nuevo informe de la ONU

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa

UNDESA
Departamento de Asuntos Económicos Sociales

Objetivos que estamos apoyando mediante esta iniciativa