ONUSIDA promueve el desarrollo de destrezas para el manejo de las emociones y el estrés frente a COVID-19

ONUSIDA auspició la conferencia virtual “Apoyo emocional y salud mental frente a los nuevos retos que demanda COVID-19".

Santo Domingo.- La pandemia del coronavirus puede resultar estresante y afectar la salud mental por el temor de las personas a enfermarse y a que sus seres queridos enfermen y mueran.

Así lo expresó Martha Arredondo, especialista en psicología clínica, a través de una conferencia auspiciada por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA (ONUSIDA) titulada “Apoyo emocional y salud mental frente a los nuevos retos que demanda la COVID-19”, para promover la importancia de que la población cuente con herramientas que le permita gestionar las emociones de manera adecuada.

La también consultora y facilitadora de procesos de crecimiento y desarrollo humano en consejería explicó que entre los factores que mantienen a la población en constante estrés está: el miedo a ser afectados en el ámbito económico y laboral, sentirse poco capaz de cumplir las medidas para prevenir la enfermedad, mantenerse distanciados de familiares y amigos y el hecho de no saber hasta cuándo se extenderá la pandemia.

La experta considera que las personas están desesperadas debido a que no habían vivido este tipo de situaciones, ya que la nueva realidad ha traído un drástico cambio de rutina a nivel individual, familiar y social.

Indicó que a todo eso se suma la preocupación por el inicio del año escolar, aumentando la ansiedad, lo cual tiene repercusión no solo a nivel emocional sino también en el sistema inmunológico de las personas, razón por la que entiende que para estar saludable en medio de la COVID-19, es necesario aprender a manejar el estrés y la ansiedad.

La especialista entiende que la falta de contacto con terceros, como no poder felicitar de cerca o abrazar a los seres queridos, tener que evitar a las personas o sentir que los demás evitan la cercanía, se han convertido en algunos de los nuevos “estresores” que provocan reacciones de miedo, ansiedad, preocupación, desconcierto, escape de la realidad y conductas de riesgo.

“El temor y la angustia con respecto a una nueva enfermedad y lo que podría suceder pueden generar emociones fuertes, puesto que damos por hecho que estamos bajo una amenaza auténtica y grave, por lo que el miedo se despierta para que podamos protegernos, siendo ésta una respuesta normal de sobrevivencia”, señaló Arredondo.

Martha Arredondo dijo que cuidar la salud emocional ayuda a hacer un buen manejo del estrés, a pensar con claridad y a reaccionar adecuadamente ante la necesidad urgente de protegerse y de proteger a la familia, para lo cual se deben atenderse las necesidades biológicas básica, como dormir las horas adecuadas, llevar una dieta sana y equilibrada, a los fines de evitar entrar en un estado de falta de ánimo y de energía.

Enlace grabación conferencia:

https://youtu.be/SfnrdGKR99A

Escrito por
Autor
Ivvy Bernabela
Punto focal de comunicación
ONUSIDA
Ivvy Bernabela - ONUSIDA
Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
ONUSIDA
Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida